Importante: El presente artículo / trabajo / tp se encuentra en su formato original, el mismo no ha sido editado, por tal motivo es posible que se encuentren presentes errores ortográficos y/o gramaticales.

 

-Cómo irse de vacaciones sin que se derrumbe un sector de la empresa
(FUENTE: Alejo Cantón - Portal Infobae Profesional http://www.emprendedorxxi.coop)

Los gerentes generales están pensando en las vacaciones. Pero si bien el descanso es más que imprescindible, a veces les surgen algunos temores que les hacen difícil alejarse de la gestiòn diaria de la compañía. ¿Por qué los CEO a veces no delegan? Las cuatro razones principales.

 

En la temporada estival, y al igual que todos, los gerentes generales pensamos en las vacaciones, una instancia necesaria para recargar las pilas.

Pero aunque el descanso sea más que imprescindible, a veces surgen determinados temores nos hacen difícil irnos de vacaciones.

En particular, las dudas pueden atacarnos cuando por algún motivo no nos sentimos seguros de la capacidad de nuestra gente para mantener la empresa en marcha de la manera habitual.

Cuando estamos presentes todo funciona de acuerdo a lo previsto, y si surge algo inesperado podemos resolverlo. Pero si nos vamos de vacaciones... ¿quién sabe qué puede pasar? ¿Y si se presenta una crisis que pone en riesgo los negocios de la empresa? ¿Y si al regreso encontramos que algún área se derrumbó de una manera
irreversible?

¡Alto! Aquí es donde hay que reflexionar que no puede manejar una empresa sin confiar en su gente.

Usted ya sabe que es imposible que una persona sola haga todo, y de hecho, ese es el motivo por el que la empresa está organizada en sectores o departamentos con gerentes a cargo. Entonces... ¿Por qué usted como CEO a veces no delega?

En nuestra experiencia, hay cuatro razones principales para no encomendar las tareas a otras personas:

No puedo delegar porque necesito controlar todo. Esta necesidad viene de una falta de confianza en los empleados. Piense que la confianza se construye en base a cinco "C":

- Comunicación: basada en que en una empresa debemos hablar, escucharnos y comprendernos, para funcionar como un equipo de trabajo.

- Compromiso: basada en que el empleado esté comprometido con el éxito de la empresa, y usted lo sepa.

- Competencia: cuando usted cuenta con gente que tiene la experiencia y habilidad necesaria para hacer su trabajo en forma idónea, y además manejar las situaciones que se presenten.

- Cuidado: cuando usted sabe que sus empleados tienes sus intereses en cuenta

- Carácter: porque tiene gente honesta y ética.

Para aumentar la confianza en su personal, primero debe identificar si hay alguna de las cinco "C" que no está funcionando como debiera. La acción a seguir, obviamente diferirá según el problema detectado.

¿Cree realmente que su gente no es competente? ¿O acaso que el personal no tiene ética? Si esas son las dificultades, sus vacaciones son lo de menos y usted debe actuar inmediatamente. Pero si el obstáculo es que usted percibe una falta de compromiso, cuidado o comunicación, puede (y debe) reunirse con el empleado y establecer un plan de acción para mejorar las cosas.

No tengo tiempo para enseñar la tarea a realizar, y es más rápido que la haga yo. ¡Usted no tiene tiempo para no enseñarla! Delegar es la actividad que va a generar mayor retorno sobre su tiempo invertido, porque lo libera a usted para crecer en otras áreas. Cada tarea no delegada baja más y más el techo de nuestro crecimiento.

Todos contamos con tiempo y energía limitados, y tenemos que decidir cómo administrarlos. Piense que toda inversión que haga hoy para delegar tareas le rendirá frutos mañana.

No me conviene delegar porque yo lo hago mejor que nadie. Mi estrategia básica para crecer es rodearme de personas mejores que yo. De esta forma complementarán mis competencias y habilidades, aportando algo nuevo para el crecimiento del negocio.

Trate de contratar a las mejores personas posibles para cada una de sus gerencias, y tercerice todo lo demás. Si usted puede hacer algo mejor que uno de sus Gerentes, cambie al Gerente o contrate a un asesor externo para que cumpla ese rol.

Por otro lado, cada persona imprime su sello personal a la tarea, y permitir que otro se haga cargo, puede traerle la grata sorpresa de descubrir capacidades ocultas, o formas de gestión más eficientes.

La tarea es demasiado importante para ser delegada. Mis roles principales como número uno son tres:

-Soy el principal estratega, definiendo hacia dónde vamos y cómo llegaremos allí.

-Soy el director técnico del equipo, contratando a mi primera línea y organizándola para optimizar su desempeño.

- Y soy el principal vendedor, involucrándome en la cadena comercial para cerrar las ventas más importantes de mi empresa.

Cualquier otra tarea que no sea la que está involucrada en estos roles debe ser delegada, porque me quita tiempo para ejercer las funciones más importantes de mi cargo.

Trate de delegar, y tomarse el tiempo necesario para el descanso. "Desenchufarse" es tan necesario para el crecimiento de la empresa como adquirir capacitación, por ejemplo.

Los CEO tenemos que saber equilibrar nuestra vida personal y profesional para rendir mejor en la empresa, porque nada impacta tanto sobre el crecimiento de un negocio como el rendimiento de su líder.

Si sus temores se circunscriben a un sector determinado, puede dejar organizada una "red de soporte" para que ante una dificultad concreta, el personal sepa cuáles son los pasos a seguir, y a quién puede o debe recurrir en otras áreas de la empresa.

Deje instrucciones claras tanto para el personal como para los gerentes de cada sector, para que todos sepan como va a operar esa red.

-