Los tiempos de recesión presentan oportunidades para atraer nuevos clientes y crecer tu negocio. Para lograrlo, debes adaptar tus productos y/o servicios a las nuevas demandas de tus clientes. Tus clientes potenciales están más receptivos a probar marcas diferentes, más baratas, pero de buena calidad. Además de calidad y menor precio en comparación con su marca anterior, cuando un cliente busca una nueva marca busca otras virtudes en los productos (por ejemplo, una mayor durabilidad). Debes preguntarte: ¿tus productos y servicios están preparados para estas actitudes del cliente? El secreto: tu empresa debe ser flexible para ajustar tus productos y servicios a las nuevas necesidades del cliente en tiempos de presupuestos restringidos. Así puedes sostener, y hasta aumentar, tus ventas en tiempos difíciles. A continuación te presentamos tres estrategias básicas para impulsar tu negocio contra la marea de la adversidad económica. Empaques más económicos El empaque de un producto tiene un costo significativo. Su función es la de contener el producto, protegerlo y ayudar a su venta. Sin embargo, la parte estética del empaque podría cambiarse por un diseño más sencillo que cumpla con las mismas funciones, pero que reduzca su costo. Un ejemplo es el empaque en bolsa de productos en polvo, por ejemplo, las bebidas de chocolate en polvo. Varias empresas han recurrido a este empaque pues con éste se logra vender el mismo producto, pero a un precio sensiblemente menor. Si el empaque no es uno de los elementos más importantes del producto, o cuando el mismo no ha contribuido al posicionamiento o a ganar una imagen, se puede cambiar por uno de menor costo: envases de cristal por envases de plástico, por ejemplo. La etiqueta también juega un papel importante. En ciertos productos (fármacos) es obligatorio que su contenido sea de acuerdo con lo que marca la ley. Sin embargo, el diseño de la etiqueta se puede adaptar en tiempos de crisis para reducir su costo: un diseño más simple, con uno o dos colores en lugar de cinco o seis. Productos sustitutos El lanzamiento de productos alternativos se refiere al mercadeo de productos que satisfagan la misma necesidad pero en una versión más económica y con otra marca. De esta forma puedes ofrecer otra opción de compra. Estas tácticas te permitirán mantener la participación del mercado aunque se combinen dos o más marcas, así como cuidar la imagen de tu producto y mantener tu presencia en el mercado. Tamaños a escoger Una de las formas de mercadear un producto a menor precio es diseñar presentaciones de menor contenido. Por ejemplo, ante una crisis económica la gente puede disminuir su consumo de licor o cambiar por una marca más económica, incluso comprar en el mercado negro. Una solución simple puede ser introducir una presentación de menor contenido: botellas o latas de menor tamaño para dar gusto al bolsillo y a la ocasión de uso. Las presentaciones con menor contenido permiten que no se afecte la imagen y posicionamiento del producto, y que siga considerándosele como un artículo de calidad. No obstante, las presentaciones de menor contenido no siempre satisfacen las expectativas de los consumidores, por lo que debe analizarse muy bien la opción. En caso de que te decidas a realizar una presentación de este tipo, establece desde el principio la vigencia de la misma, que puede ser únicamente durante el tiempo de crisis. Fuente: SoyEmpresario.com